VIDEO: Oficiales del Condado Clark informan sobre suspensión de la vacuna Johnson y Johnson tras reportes de coágulos

En Español

LAS VEGAS (AP/KLAS) — Estados Unidos recomendó el martes “pausar” la administración de la vacuna contra el coronavirus Johnson & Johnson, para investigar los reportes de trombos potencialmente peligrosos.

En un comunicado, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) dijeron el martes que estaban investigando los trombos detectados en seis mujeres en los días posteriores al recibir esta vacuna, combinados con un reducido conteo de plaquetas.

“Las personas que se reportan afectadas por estos eventos, son todas mujeres, entre las edades 18 a 48 años y presentaron síntomas entre seis y 13 días después de haber recibido la vacuna”, dijo el doctor Fermin Leguen del Distrito de Salud del Sur de Nevada (SNHD). “También queremos señalar que en el estado de Nevada, hasta el día de hoy, no se ha reportado ningún caso de reacciones severas a la vacuna Johnson and Johnson, de todos modos el distrito de salud esta mañana tomó la decisión de detener la distribución de esta vacuna en nuestra comunidad, hasta que recibamos más información del gobierno federal acerca de la investigación que se está llevando a cabo”.

En Estados Unidos se reportó que administraron más de 6.8 millones de dosis de J&J, la cual consiste de una sola dosis.

“Aquí en el Condado Clark hemos administrado más de 47,000 dosis de vacuna J&J hasta el día de ayer, estas vacunas se han ofrecido mayormente a grupos de personas que tienen dificultades para completar una segunda dosis, entre esos grupos están las personas desamparadas [homeless], de estado penitenciario y personas con dificultades de [transporte]”, dijo Leguen. “También en eventos de vacunación como en la ciudad de North las Vegas, en el centro comunitario Martin Luther King hace dos semanas y en otro sitio de North Las Vegas la semana pasada”, añadió el doctor que administraron esta vacuna.

Los canales de distribución federales, incluyendo los centros de vacunación masiva, dejarán de usar temporalmente el fármaco. Las otras dos vacunas, Moderna y Pfizer, son las protagonistas de la gran mayoría de inoculaciones administradas en el país y no están afectadas por la pausa.

“Las personas que han sido vacunadas con Johnson & Johnson anteriormente, sobretodo las personas que recibieron la vacuna en las últimas tres semanas, que es el periodo que se considera que las personas podrían estar en riesgo de desarrollar estas condiciones adversas, deben estar alertas y acudir a su proveedor médico para asistencia”, dijo Leguen.

El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización del CDC se reunirá el miércoles para estudiar los casos, mientras que la FDA inició su propia investigación.

“Hasta que el proceso esté completo, recomendamos una pausa en el uso de esta vacuna por precaución”, dijeron los doctores Anne Schuchat, subdirectora del CDC y Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA, en un comunicado.

Las agencias recomiendan que las personas que recibieron la vacuna J&J y experimentaron dolores de cabeza o de estómago, dolores en la pierna o dificultades para respirar tres semanas después de la inyección, contacten a su médico.

“Las reacciones más severas que son las que actualmente indican la presencia de este evento es: dolor de cabeza fuerte, también dolores abdominales, falta de aire, dolor en la pierna”, dijo Leguen. “Estos eventos se pueden presentar hasta tres semanas después de haber recibido la vacuna”. El doctor agregó que es poco probable que tenga que ver con la vacuna si pasa más tiempo que el indicado.

Johnson & Johnson afirmó que estaba al tanto de los coágulos, pero insistió en que aún no se ha establecido inequívocamente un vínculo con su vacuna.

“Estamos enterados de los eventos tromboembólicos, incluso algunos con trombocitopenia, han sido reportados en relación con las vacunas contra el COVID-19”, dijo la empresa. “Hasta el momento, no ha sido establecida una relación causal clara entre estos eventos inusuales y la vacuna”.

La vacuna de J&J fue autorizada como recurso de emergencia por la FDA a fines de febrero, ante la esperanza de que, al requerir una sola dosis y condiciones de almacenamiento relativamente fáciles, impulsaría la campaña de vacunación en todo el país. Sin embargo, esa vacuna constituye apenas un pequeño porcentaje de las dos administradas en Estados Unidos, debido a demoras y errores en la planta de uno de sus contratistas en Baltimore.

“Si están esperando ser vacunados por Johnson and Johnson, esta vacuna no se va a estar ofreciendo en el condado hasta que no tengamos información del gobierno federal”, dijo Leguen. El doctor aclaró que se seguirán ofreciendo las vacunas contra el COVID, Pfizer y Moderna, hasta que puedan reincorporar esta.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.

Don't Miss

Trending Stories



BorderReport.com
provides stories about people living, working and migrating along the U.S. border with Mexico. The information is gathered by experienced Nexstar Media Group journalists hired specifically to cover the border.